top of page

Homenaje a Marlene Ahrens: La Heroína Olímpica de Chile

El martes 28 de noviembre, el doodle de Google homenajea a la destacada deportista chilena Marlene Ahrens, quien es recordada como la única atleta chilena en colgarse una medalla en unos Juegos Olímpicos.

Homenaje a Marlene Ahrens: La Heroína Olímpica de Chile


Google ha decidido honrar a esta leyenda del deporte con un doodle vibrante y colorido en su página de inicio. El doodle, donde se puede apreciar un dibujo de Ahrens lanzando una jabalina con un fondo multicolor, puede ser visto en Google en Chile, Argentina, Perú, Uruguay, Colombia y México. Este muestra un dibujo de Ahrens lanzando una jabalina con un fondo multicolor, un tributo apropiado para una mujer que hizo historia en este deporte. Entonces, ¿por qué Google ha decidido honrar a Marlene Ahrens un 28 de Noviembre? Bueno, en este día, hace 67 años, Marlene Ahrens hizo historia en los Juegos Olímpicos de Melbourne en 1956. Fue allí donde obtuvo la medalla de Plata en el lanzamiento de jabalina, convirtiéndose en la primera y única mujer de la delegación chilena en ganar una medalla olímpica. Pero eso no es todo, Ahrens también fue la abanderada de su país en esos juegos, una verdadera pionera y modelo a seguir para las mujeres en el deporte.



La apasionante historia de Marlene Ahrens: De lanzar piedras al mar a ser una campeona olímpica

Marlene Ahrens, una de las más grandes estrellas deportivas de Chile, tuvo un comienzo humilde. Nació en Concepción, el 17 de julio de 1933. Su familia, de origen alemán, vivía una vida tranquila hasta que un desastre natural cambió su destino. El terremoto de 1939, uno de los más devastadores en la historia de Chile, obligó a la familia Ahrens a mudarse al Valle de Aconcagua. Este cambio de ubicación, aunque difícil, sentó las bases para el futuro deportivo de Marlene. Desde muy temprana edad, Marlene mostró una inclinación natural hacia el deporte. Sin embargo, su introducción al deporte que la llevaría a la fama mundial, la jabalina, ocurrió de una forma bastante inusual. En una entrevista a El Deportivo, Marlene recordó: “Yo jugaba hockey. Todos los años íbamos a la playa. Entonces me puse a lanzar piedras hacia el mar y mi marido vio que lo hacía incluso más lejos que los hombres. Observó que ahí había una lanzadora de jabalina innata y me recomendó al entrenador del Club Manquehue. Así partió todo”. Esta casualidad en la playa marcó un antes y un después en la vida de Marlene. A partir de ese momento, se dedicó por completo a la jabalina bajo la tutela del Club Manquehue. Su talento innato y su determinación la llevaron a competir en los Juegos Olímpicos, donde demostró al mundo su excepcional habilidad en el lanzamiento de la jabalina. Marlene Ahrens es un ejemplo de cómo la pasión y la dedicación pueden llevar a una persona a alcanzar alturas insospechadas.


El logro de Marlene en los Juegos Olímpicos de Melbourne fue monumental. No solo porque fue la primera mujer chilena en ganar una medalla olímpica, sino también porque demostró que las mujeres pueden competir y ganar en deportes tradicionalmente dominados por hombres. Su logro fue un paso crucial para la igualdad de género en el deporte, y por eso, su legado vive hasta el día de hoy.

Después de los Juegos Olímpicos, Marlene continuó contribuyendo al deporte en su país y en todo el mundo. Se convirtió en una defensora de la igualdad de género en el deporte, luchando por los derechos y oportunidades para las atletas femeninas. Fue una verdadera heroína, no solo en el campo de juego, sino también fuera de él.

Hoy, recordamos a Marlene Ahrens no solo como una gran atleta, sino también como una campeona de la igualdad. Su dedicación y pasión por el deporte, así como su lucha por los derechos de las mujeres, son un ejemplo para todas las generaciones futuras de atletas. A medida que celebramos su logro y honramos su legado, debemos recordar siempre que el espíritu competitivo y el deseo de igualdad no conocen de género. Como Marlene Ahrens demostró, con dedicación, pasión y coraje, cualquier cosa es posible.

Su historia, desde su nacimiento en Concepción hasta su ascenso a la gloria olímpica, es una fuente de inspiración para todos los deportistas y aspirantes a deportistas. A pesar de las adversidades, Marlene Ahrens demostró que con esfuerzo y determinación, cualquier cosa es posible. Recuerda su valentía, su dedicación y su lucha por la igualdad. Y recuerda que, gracias a mujeres como ella, el deporte es un lugar donde todos, independientemente de su género, pueden competir y brillar.


Con amor: Elena L.

2 visualizaciones0 comentarios
bottom of page