top of page

Débora Arango Pérez: la gestora de la primera revolución estética Colombiana.


Débora Arango Pérez, nacida el 11 de noviembre de 1907 en Medellín y fallecida el 4 de diciembre de 2005 en Envigado, fue una figura revolucionaria en el mundo de las artes, y una gran influencia en la pintura expresionista y acuarela colombiana. Arango es recordada por su talento excepcional y su valiente transgresión de las normas en su trabajo artístico.


Ella no era una artista convencional; era transgresora. No se limitó a representar lo que la sociedad consideraba aceptable o placentero, sino que se atrevió a abordar críticas sociales y políticas en su obra. Su valentía para desafiar las normas y las expectativas la distinguió en el campo del arte y la pintura.


La Primera Pintora Colombiana en Pintar Desnudos Femeninos

Fue la primera pintora colombiana en pintar desnudos femeninos, una decisión que en esa época era considerada controversial y hasta escandalosa. Sin embargo, no se dejó intimidar por las críticas y continuó explorando esta forma de expresión artística, demostrando su compromiso con la libertad artística y la representación de la mujer en el arte.

Su obra ha sido reconocida tanto en Colombia como en el extranjero, y ha sido fundamental para la promoción y el desarrollo del arte colombiano en el mundo. Además de su trabajo como pintora, Débora Arango también fue una activista social y política, participando en movimientos feministas y de izquierda en Colombia y en el extranjero.

A lo largo de su vida, dejó una huella indeleble en la historia del arte colombiano y latinoamericano.

El reconocimiento a su obra no llegó sino hasta después de muchos años de lucha. Su arte fue censurado por la sociedad conservadora de su tiempo, que no comprendía ni apreciaba su estilo vanguardista y su enfoque crítico hacia los problemas sociales. Sin embargo, nunca dejó de pintar, manteniendo viva su pasión por el arte a pesar de los obstáculos.


En 1975, la artista tuvo la oportunidad de exhibir 100 de sus cuadros en la Biblioteca Pública Piloto de Medellín, marcando un hito en la historia del arte colombiano. Esta exposición permitió a la sociedad colombiana apreciar por primera vez la profundidad y la belleza de la obra de Débora Arango, y marcó el inicio de un merecido reconocimiento a su talento y su contribución al arte.

En 1984, se realizó una exposición de su obra en el Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM), consolidando su reputación como una de las artistas más importantes de Colombia. La exposición en el MAMM permitió a un público más amplio conocer su obra y apreciar su significado e importancia en la historia del arte colombiano.

Sin lugar a dudas dejó un legado duradero en el mundo del arte. Su dedicación a la expresión artística y su valentía para desafiar las normas han inspirado a generaciones de artistas colombianos. Su influencia se puede ver en la pintura contemporánea, donde su estilo único y sus temas provocativos continúan resonando.

Una mujer que dedicó su vida a su arte y que, a través de su trabajo, hizo contribuciones significativas a la cultura y a la sociedad. Una de las figuras más emblemáticas de la historia artística de Colombia, es recordada como una verdadera revolucionaria en el campo de la estética. Su audaz y vanguardista enfoque en el arte la llevó a enfrentarse a una sociedad que no estaba lista para su visión, resultando en la censura de su obra y un reconocimiento que llegó tarde, pero que perdura hasta el día de hoy.

Es conocida como "la gestora de la primera revolución estética" en Colombia, y no es para menos. Su obra, que desafió las convenciones y los estereotipos de su época, marcó un antes y un después en el ámbito artístico colombiano. La intensidad de sus trazos, el uso audaz del color y la temática social de sus pinturas la distinguieron de otros artistas de su tiempo.

Hoy, la obra de Débora Arango es apreciada y reconocida a nivel nacional e internacional. Su legado perdura, y su revolución estética continúa inspirando a artistas y amantes del arte en todo el mundo. Su valentía, su compromiso y su pasión por la pintura la convierten en una figura inspiradora para las generaciones presentes y futuras.


Con Amor: Elena L


4 visualizaciones0 comentarios
bottom of page